VALDELACASA-SALAMANCA

Felix Merino Hernández y familia



 

Interior de la herrería “El Progreso“ que funcinó en calle Roca 251.

Felix Merino Hernández y familia, hermano de Juan, afincado en Punta Alta, Argentina.


Merino Hernández. Seguramente, pocos apellidos se han popularizado tanto como éste en nuestra ciudad, a la vez de asociarse fuertemente a una actividad específica, como lo es, para el caso, la construcción. Efectivamente, tanto don Félix como Juan Merino Hernández se dedicaron durante muchos años a la venta de materiales de construcción como también la edificación de viviendas, actividad que luego fue continuada en el tiempo por sus descendientes.

Eran hijos de don Antolín Merino y doña Florencia Hernández. Habían nacido en Valdelacasa, provincia de Salamanca, España; Félix, el mayor, el 20 de noviembre de 1881 y Juan el 27 de marzo de 1897.

El primero arribó a nuestro país en 1908, junto a su esposa Aquilina Hernández y su pequeña hija Juliana. Casi de inmediato se establecieron en nuestro pueblo, donde don Félix comenzó a trabajar en su oficio de herrero con su pariente Francisco Merino, dueño de una de las primeras herrerías locales.

Pocos años después, don Félix decidió independizarse instalando un taller de herrería y carpintería de carruajes y carros al que denominó «El Progreso». Se ubicaba en la calle Urquiza. Dice el Álbum Revista Punta Alta: «Hombre de trabajo, constante en la lucha cotidiana, ha podido moldear, empezando desde los primeros peldaños, una situación económica sólida, producto de un cuarto de siglo de labor.» Y más adelante agrega: «Llegado a la localidad en el año 1908, se ocupó en la herrería de Francisco Merino, con un sueldo mensual de pesos 60. Trabajó con don Francisco dos años y con la poca cantidad de pesos economizados, instaló en la calle Urquiza al 150 una herrería».

A partir de 1922, optó por volcarse al rubro de la construcción, por lo que la vieja herrería «El Progreso» se convirtió en un negocio de ferretería, pinturería y corralón de materiales de construcción, el cual llegó a ser uno de los más tradicionales de la ciudad y símbolo de la pujanza comercial puntaltense. Funcionó en la calle Roca Nº 251, en un edificio que don Félix mandó construir especialmente. Desde los comienzos del nuevo emprendimiento, contó con la colaboración de su hermano Juan, recién llegado desde España junto con su esposa Luciana Rodríguez. Trabajaron juntos hasta el año 1931, cuando Juan decidió independizarse y trabajar por su cuenta.

Así, ambos hermanos siguieron caminos diferentes, aunque desempeñándose en el mismo rubro, es decir, la ferretería y la construcción. Don Félix regenteando «El Progreso» y don Juan al frente de una ferretería ubicada en la calle Paso.

Cada uno de ellos formó aquí su familia, cuyos integrantes pronto se sumaron al negocio, dándole impulso y continuidad en el tiempo. Félix, por su parte, a su primogénita Juliana, nacida en España, sumó María, Juana y Jerónimo mientras que Juan trajo al mundo a tres varones: Antolín, Juan y Florencio.

Don Félix con los años también se dedicó a la construcción de viviendas económicas, dado el permanente crecimiento poblacional de la ciudad, las cuales ponía a disposición de los interesados a través de planes de pago de largo plazo, acordes a sus ingresos. Aquella actividad fue en constante aumento, al punto que en 1946 la empresa se transformó en Sociedad Anónima, funcionando de esta manera hasta 1969, en que cerró definitivamente sus puertas.

La inquietud comunitaria de don Félix, lo tuvo como protagonista en la creación de instituciones tales como la Cooperativa Eléctrica, la Comisión de Fomento Punta Alta, la Asociación Española de Socorros Mutuos y la Liga de Defensa Comercial, hoy UCIAPA. Falleció el 15 de julio de 1967.
Los Merino Hernández dejaron una ciudad en cuyo crecimiento tuvieron mucho que ver, dado la permanente preocupación en proyectar a la misma hacia un futuro de importante protagonismo.




Dn. Felix Merino Hernández (sentado) junto a su familia.

http://archivodepunta.com.ar/institucional/uciapa/n_217.html


Fuente: 
www.uciapa.com.ar/archivohistorico