VALDELACASA-SALAMANCA

¿Se caduca el dinero..?

Mayo 7, 2011.  Enry    

........Todos hemos dicho en más de una ocasión, que el dinero no se nos caduca, salimos a la calle, y 50 Euros aquí, 12 por allá, la pelu, la carnicería, gasolina para el coche... al final hacemos números y han volado 293,86 Euros, pero os voy a contar que aquí, en este minúsculo pueblo de la sierra charra, a una anciana señora se le caducaron unos cuantos fajos de billetes.
   Esta Sra. Quica que nunca creyó (ya ha fallecido) en los bancos, en Iberdrola o en Telefónica, se presenta en mi humilde tienda a realizar una compra, y a la hora de pagar, saca un billete de aquellos de 1000 ptas. que tenía un Papa con un gorro.
-“Sra. Quica ¿De donde sacó este billete?. Este dinero creo que ya no vale.
-Uf, no me digas, pues tengo unos cuantos en casa.
-¿Cuánto tiene mas o menos?
-No sé, voy a buscarlo y te lo enseño.
   Al cabo de un ratito, se presenta la Sra. Quica con unos buenos fajos de billetes del Papa con gorro, pero para mi sorpresa, también llevaba billetes de los Reyes Católicos, y de otros personajes ilustres de España. Cuando vimos mi padre y yo, aquella cantidad de dinero decidimos llamar al director de la Caja Duero, conocido nuestro para que subiera a Valdelacasa lo antes posible a asesorar a esta señora que hacer con ese dinero. Llega el banquero, se pone a mirar el dinero, y empieza la selección, de los que aún le cogerían en el Banco de España y de los que tenía que dar por perdidos. Conseguí convencerla para hacer los trámites oportunos para canjear el dinero caducado por el dinero en curso, y hasta ahí ese día.
   Al cabo de unos días le pregunto a la clienta, que ha hecho con los billetes que ya no valían y cual es mi sorpresa, cuando me contesta que los usa para encender la lumbre y que “hay que ver lo bien que arden”, casi me da un pasmo. Luego, hablando con ella en días posteriores me confesó, que nunca había metido nada en los bancos, ella, cobraba la pensión mes a mes, y lo que le sobraba lo iba guardando en casa, en los bolsillos de la ropa, desde siempre, supongo que ese dinero tan antiguo incluso sería de cuando su marido levara a casa el jornal de la siega. El caso es que, cuando falleció, sus herederos al limpiar la casa, encontraron dinero por todos y cualquiera de los rincones de la casa, mucho para tirar, pero eso sí, cada vez que subía la luz, la Sra. Quica decía “DE MÍ NO SE RIEN, ALLA, QUE SUBA, YO ME ALUMBRO CON VELAS”.

   Por eso ahora cuando se dice que no se caduca el dinero, siempre hay alguien cerca que responde:
-Que si, que si se caduca, que a la Sra. Quica se le caducó.


EN MI CASA DE MOMENTO NO TENGO ESE PROBLEMA********