VALDELACASA-SALAMANCA

Decires que decian

Copla de los pueblos de Salamanca recopilada por D. Dámaso Ledesma, autor del  “Cancionero Salmantino”, que le fue dictada por el famoso vagabundo: “Molina”, el año 1.907.

Hay muchas versiones de estas retahílas; la que sigue está basada en una realizada por J. A. Blanco recogiendo versos y fragmentos de varias canciones y "letanías" populares.

Quiero amigo describirte 
en un romance de ciego, 
lo que mas caracteriza 
a cada uno de estos pueblos.

Majos de Torresmenudas, 
gañanes de Forfoleda, 
valentones de Calzada, 
de Valdunciel la leñera. 
De la Mata son los burros, 
de Carbajosa la herrera, 
de La Vellés, buenos mozos, 
de Arcediano, las doncellas. 
El buen vaqueril de Espino, 
de Tardáguila las yeguas, 
y al valeroso de Arcillo 
lo alaban en Aldeanueva. 
Comediantes los de Topas, 
danzantes de Villanueva, 
Cardeñosa y Cañedino, 
la flor, en Huelmos, se queda. 
¿Donde queda Valdelosa 
metida entre tanta leña? 
pueblo de los taponeros 
que no tienen una perra, 
no es razón que allí se quede, 
salga al campo, o a la ribera, 
a ver como corre el agua 
y retozan las arenas. 
Villanueva de Cañedo 
seis cosas tienes de buena: 
buen majadal “pa” las vacas, 
el castillo y la alameda, 
buen terreno de conejos, 
la Virgen de los Remedios, 
y “pa” garbanzos cocheros: 
la tierra de la alameda. 
Mocitas las de Palacios, 
con las mantillas de seda, 
se van a la romería 
de la Virgen de la Vega. 
¿Dónde queda Palacinos, 
anejo de la Aldehuela? 
muy cerca del Arzobispo, 
está, entre Añover de Tormes 
y el que antes, ya hemos dicho. 
Adiós, Espino Rapado, 
y Cañedo de las Dueñas; 
cortinas de San Pelayo, 
que estáis metido entre peñas, 
“pa” cura, el de Zamayón 
que a todas las mozas preña, 
tejares de Aldearrodrigo, 
canteros de Casablanca; 
fuente buena, la de El Arco 
donde está la gente franca. 
Viñedos, los de Almenara, 
de Valverdón, las aceñas; 
maquilones, de Zorita, 
y en el Pino, las ciruelas, 
Para alamedas, Valcuevo, 
y para cebollas, Muelas; 
atrás queda Zaratán, 
y el monte de Villaselva, 
las berzas de Zarapicos 
con fama de curanderas, 
de Villamayor las viñas 
y la piedra de las canteras. 
Salamanca de altas torres, 
Cabrerizos de altas cuestas; 
la torre mocha de Narros, 
la alameda de Aldealengua. 
Los Villares de la Reina 
San Silvestre su patrono, 
pueblo de muchas riquezas, 
donde se crían los ajos 
y las buenas panaderas. 
Monterrubio está en un bajo, 
y sus cosechas no menguan, 
Mozodiel de Sanchíñigo 
tiene los potros y yeguas. 
Castellanos y Moriscos 
la fama de las tabernas, 
jugadores de pelota: 
en San Cristóbal de la Cuesta. 
¿Dónde queda Aldeaseca? 
cerca de la carretera, 
rayando con Castellanos 
y también con Villiquera. 
De Castellanos los cucos, 
que aran en Villiquera, 
con cuatro vacas cagonas 
que le cagan las manceras. 
De Negrilla los gañanes, 
que por Palencia campean, 
y aunque rompen los arados 
traen mal labradas las tierras, 
muy buen pozo el de Pajares, 
danzadores en Pitiegua. 
La Esperanza, en Gomecello, 
donde sale el barro blanco, 
a San Andrés, en Pedrosillo, 
lo encajaron de un porrazo. 
De la Orbada son los ricos, 
tienen terreno de vega, 
también tienen buenos montes, 
para las pearas que llevan, 
también tienen buenas vacas, 
también tienen buenas yeguas, 
también tienen buenos toros 
que los llevan a las ferias. 
De Aldeadávila los vinos, 
los buenos, que no son ellos, 
de Corporario los gajos, 
de Masueco los guinderos, 
de Pereña los hidalgos. 
De Villarino pleitistas, 
pleitean por un ochavo, 
de la Cabeza modorros, 
aunque son primos hermanos. 
En la Zarza agarradores, 
de cualquier cosa se agarran; 
en Mieza, viñas y olivos, 
y en Cerezal, Peñahorcada, 
Trabancas trancas de palo 
de Almendra los borriqueros; 
de Sardón los trasquilaos 
de Monleras los corderos. 
De Villaseco verracos, 
del Guejo los dormilones, 
las bellotas: del Gejuelo, 
y de Tremedal de Tormes. 
De Mozodiel los conejos, 
y del Campo son los galgos, 
de Moscosa las gallinas, 
de Cuadrilleros los gallos. 
De Ledesma son los gatos, 
que aruñan con mucho ahínco 
repañándole a los ricos 
le dejan los bolsos limpios. 
De la dama que va a los Baños 
y no mete mas que un pie, 
y el otro lo deja fuera 
“ libéranos dominé. ” 
En Calvarrasa de Abajo 
la fama de mondongueras, 
en vez de embutir morcillas, 
embuten trapos y medias. 
En Pelabravo la torre 
ha reñido con la iglesia, 
y en Calvarrasa de Arriba 
hace el nido la cigüeña. 
En Villagonzalo el Tormes 
junto a las casa se pega, 
palomar de Cilloruelo, 
que lo atiende la casera. 
En Francos las buenas viñas, 
en Machacón las bodegas, 
y en las Huertas del Camino 
buenas guindas y ciruelas. 
En Andrés Bueno los Prados, 
en Huerta las choperas, 
y en Amatos buena charca 
donde se crían las tencas. 
 El peral de Centerrubio 
que cría buenas las peras, 
puente de hierro el de Encinas, 
las berzas de Castañeda. 
En Aldearrubia verduras, 
San Morales el verraco, 
Babilafuente el tejar 
y la fuentita del caño. 
De Villoruela las cestas, 
de Villoria las patatas. 
Moríñigo panaderos, 
y en Cordovilla la caza. 
Labradores los de Encinas, 
labradores de la mierda, 
que por no saber arar 
la vega tienen perdida. 
En Alconada las cebazadas, 
que hay mucha tierra de vega, 
y al Cristo de la Calzada 
en Ventosa hacen la fiesta. 
En El Campo morcilleros, 
porque venden la manteca; 
y en Poveda los cangrejos 
que los cría la Guareña. 
San Zoilo, se celebra en Flores, 
La Magdalena, en El Ajo, 
Santa Lucia en Rasueros, 
y San Julián en Horcajo, 
Los Reyes son, en Zorita, 
las Candelas, en Palacios, 
San Blas, es en Aldeaseca, 
Cantaracillo, el Rosario. 
De Palacios, los ladrillos, 
Villaflores, papeleros, 
Cantalapiedra la viga, 
Tarazona guareñeros. 
Del Villar los balleneros, 
de Paradinas chamorros, 
de Aldeaseca corbateros, 
y de Zorita los zorros. 
De Peñaranda el mercado, 
Arauzo es una dehesa, 
en la Nava bailarines 
porque bailan de soleta, 
y en Aranzo está la horca 
por ser villa muy ensenta. 
En Mancera mala leche, 
pieleros en Salmoral, 
Malpartida beleguines, 
zurrusteros Alaraz. 
En Macotera tratantes, 
de la lana blanca y negra; 
en Santiago está el lagarto 
embalsamado en la iglesia. 
En Gajates caldereros, 
que gobiernan las calderas; 
el saber en Pedrosillo, 
la ”cencia” en Turra se queda. 
En Galleguillos son pocos, 
en Aldeaseca son guarros, 
en Navales, nada vales, 
astutos, de Valdecarros. 
¡Virgen de Valdejimena, 
que en un monte estáis metida, 
entre Valverde y Horcajo, 
Sanchopedro y Chagarcia! 
En Carabias, moño largo 
que lo gastan de fachenda, 
en Larrodrigo piojosos 
y en la Anaya las cosechas. 
En Narrillos bamboleras 
vendedoras de la hacienda, 
“pa” comprarse las alhajas 
y que algunos las pretendan. 
De Herrezuelo los pupos,
de Éjeme los cigueños, 
de Galisancho los brujos 
y de Santa Inés me acuerdo. 
En Pelayos matan gallos, 
en Montejo las gallinas, 
en Galinduste los pegos 
se suben a las encinas. 
De Armenteros los bellotos, 
Navahombela queridos, 
Iñigo Blasco cavochos, 
listos, los de Mercadillo. 
La villa de Salvatierra, 
que está a la orilla del Tormes, 
tiene caído el castillo 
y nadie lo recompone. 
Aldeavieja está muy cerca, 
y Pizarral mas allá, 
en Cabezuela escriñeros, 
ovejas en Berrocal. 
En Tordillos muchos tordos, 
Peñarandilla la liga, 
de La Lurda los pardillos, 
Jemingómez y La Cida. 
En Coca vive el tío Pepe 
el de la panza pequeña, 
que si se pone a comer 
con cien panes no la llena. 
Los arroyos en el Pardo, 
las pardalas en La Serna; 
buenos pavos, en la Granja, 
que los cría la rentera. 
En Garcihernandez los mozos 
siempre van a la taberna, 
unos echan á cuartilla, 
otros á cuartilla y media, 
y al que no tiene anguarina 
le fió la tabernera, 
menos al majo del Pelón 
que bebió la carga entera. 
En Carpio las buenas fuentes, 
en Alba Santa Teresa, 
que el día quince de octubre 
se celebra la su fiesta. 
En Encinas santurrones, 
que a menudo se confiesan, 
pero no por estar cerca 
del pueblo de Sieteiglesias. 
En La Maya pescan peces, 
los pesca el que tiene maña, 
los pesca el tío Lindi Dongui 
y el hijo que le acompaña. 
En Fresno la buena gente, 
aunque la verdad se calla, 
Beleña mujer y burra, 
en Pocilgas nos dan agua. 
En Sanchotuerto el ramón 
es bueno para las cabras, 
y en Mataseca el buen queso 
lo hace la tía Bernarda. 
En Morille, fregaderas, 
en Monterrubio las vacas, 
en Pedrosillo novillos 
Navarredonda las zarzas. 
En Herreros matan chivos, 
en La Dueña matan cabras, 
en Castillejo gallinas 
que es comida regalada. 
En Amatos los tostones, 
en La Vega los corderos, 
en Valdejerruz cebones 
y en la Saocera terneros. 
En el Villar toros bravos, 
en Las Cuestas las aceñas, 
en Hernancobo el molino 
y en la sierra las colmenas. 
En San Pedro de Rozados 
son numerosas las dehesas: 
Esteban Isidro, Bernoy, 
Rozados, Cemprón son estas. 
La casa de Torrecilla, 
Cequeña, Tordelalosa, 
la Torre de Juan Vázquez, 
de Nueva Blanca la otra. 
Barcialejo, Carrascal, 
Aldeagordo y Tornadizos, 
donde los toros y encinas 
se ven por todos los sitios. 
Y en la dehesa de Terrubias 
se encuentran los ricachones 
sentaditos a la lumbre 
remendando los calzones. 
Sanchiricones, La Torre, 
Corbacera, Galleguillos, 
La Torrita y Carneruelo 
pertenecen a Vecinos. 
En Pocito y Matas Altas, 
tierra que no priva el trigo 
y la tienen decretá 
para vacas y novillos. 
No se me puede olvidar, 
en término de Matilla, 
está la Virgen del Cueto, 
¡la flor de la maravilla! 
Para ricos el de Llen, 
que muchas merinas tiene, 
tan bien tiene muchas dehesas, 
donde mantenerlas puede. 
La primera es Arguijo, 
la segunda Pedro Llen, 
la tercera Sanchillame 
y la cuarta es Garriel. 
Santo Cristo de Cabrera, 
Regajal de Castroverde 
las altas cuesta de Mora, 
palacios el de Terrones. 
Torre mocha de Coquilla, 
campanario de La Sierpe, 
robledal el de Herguijuela, 
montes de Villar de Leche. 
Albercón de las Veguillas, 
buenos campos de Aldeanueva, 
Sierra Negra de Membribe, 
riscos de Navagallega. 
Allí está el “prao” de la Nava, 
que produce mucha “yerba“ 
“pa” que lo coman las burras, 
las vacas y las ovejas. 
Fuente la del Endrinal, 
no hay otra por estas tierras, 
sirve “pa” ahogar a un hombre 
si cae en ella de cabeza. 
Castillo el de Monleón, 
que tiene caída la cerca; 
Los Santos y Casafranca 
buenos son para quimera.
Los de Valdelacasa 
buenos para labranza.oo

Los del Guijo pizarreños,
tiradores de pardalas, 
hacen los surcos derechos 
como los cuernos de cabras. 
Los de La Tala albarqueros, 
hasta el cura gasta albarcas, 
y en Cespedosa conejos, 
se crían entre las matas. 
En Gallegos son cornudos, 
cornean hasta en la plaza, 
Bercimuelle berciburros, 
los de las mulas matadas. 
Curiosos de Navamorales, 
que hasta los burros ordeñan, 
hacen queso y mantequilla 
“pa” los que van a la fiesta. 
Chapuceros los del Puente 
que chapuzan con el agua, 
en el Tejado son altos, 
buenas vigas para casas. 
De La Cabeza borrachos, 
los que las “lobás” arrastran, 
desde casa a la taberna 
y desde la taberna a casa. 
De Fuentes son las golosas. 
que en el tiempo de cerezas, 
se comen hasta los rabos, 
ni siquiera pipos dejan. 
Chulos los de Santibáñez, 
que ponían muchas ligas, 
unos lazos para abajo 
y otros lazos para arriba, 
los botones de chiripa, 
chaqueta de garrovilla, 
los calzones son de paño 
y la barriga vacía. 
De La Nava los pleitistas, 
son los que siempre la arman, 
son también tierrablanqueros, 
jabielgan hasta las lanchas. 
También hay en Sorihuela 
gente de mucha arrogancia, 
lo que cogen por las calles 
para abonar las patatas. 
De Fresnedoso barrosos, 
es pueblo de habilidad, 
para morirse de hambre 
poco les ha de faltar. 
De Vallejera lecheros, 
los de las vacas galanas; 
Navacarros y La Hoya 
pueblos de poca importancia. 
Palomares buenas peras, 
dulces y de buen agua; 
y en Candelario a los perros 
con los chorizos los atan. 
Matachines de Guijuelo, 
Fuenterroble y El Campillo, 
Cabezuela y Palacios, 
de Ledrada los chorizos.
De Valdelacasa arrieros,
trigo y pocos amigos.

A Valverde, voy por verle, 
los mingos de Peromingo, 
las Fuentes de Sangusín, 
y de Sanchotello chindros. 
En Fuentebuena el agua, 
Valdesangil la migada, 
y en Bejar escardadores 
de las fábricas de lana. 
Toneleros en el Puerto, 
en Cantagallo manzanas, 
Peñacaballera robles, 
y en Montemayor banastas. 
¿Dónde dejamos a Frades 
ahora con máquina nueva, 
que molerá mucho trigo 
por medio de tantas ruedas? 
De las Casas son los nabos, 
de Santo Domingo las vegas; 

de la Albergueria el lino 
y de Escurial las caleras. 
Molinos de Rinconada, 
Navarredonda y Tejeda, 
San Miguelito y el Puerto, 
Las Casillas y las Ventas. 
En Tamames puchereros, 
que van “pa” tierra del Barco, 
con las cargas de pucheros, 
aquí tropiezo, allí caigo, 
como cualquier cacharrero, 
gente de poco caudal, 
que si se le cae un burro, 
se quedan sin capital. 
En Anaya los peceros, 
Carrascalejo entre cuestas 
pasaremos por la Torre 
que tiene caída la iglesia. 
De La Puebla los valientes, 
son tiradores de barra, 
y las monjas de Zarzoso 
encomiendan nuestras almas. 
Del Maíllo los cisqueros, 
de Cereceda los gatos, 
de El Cabaco carboneros, 
y de La Nava a ratos. 
En Baños, está el buen vino 
y también buenas manzanas; 
en lo alto de la sierra, 
está la Peña de Francia, 
mas abajo El Casarito 
y detrás la Casa Baja. 
En Sequeros, botoneros, 
en Arroyomuerto nada, 
Silleros y La Bastida 
ovejas, quesos y lana. 
De Linares, andarines, 
que calzan bien las albarcas, 
se recorren media España, 
vendiendo cal y castañas. 
De San Miguel patateros, 
que cogen muchas patatas, 
y de Valero papudos 
porque lo causan las aguas. 
De San Esteban plantistas, 
que se meten en las salas, 
y lo que ganan al mes, 

en una semana gastan. 
En Santibáñez pulgueros, 
son tipos muy halagüeños; 
trasnochan en el verano 
y no duermen en invierno. 
De Cristóbal los loberos, 
las cabras de Colmenar, 
Horcajo y Montemayor, 
y de Aldeacipreste, ” na ”. 
En Pineda matan chivos, 
en Molinillo las cabras, 
en los Llanos las gallinas 
“pa” los curas de Miranda. 
En San Martín, mortereros, 
lagareros en Las Casas, 
en Villanueva, colambres, 
y en Garcibuey las pasas. 
De Monsagro son las nueces, 
de La Alberca las castañas, 
de Monforte el buen vino, 
de Mogarraz, la fanfarria. 
En el Madroñal, papudos, 
en la Herguijuela lagañas, 
en Cepeda los matones 
que hasta las mujeres matan. 
En Rebollosa los robles, 
en el Soto los ñisqueros, 
Valdelageve, gevatos, 
y en Lagunilla lancheros. 
Volvamos a Monflorido 
para recorrer La Huebra, 
Hondura y el Corralito, 
Garcíñigo y Moraleja. 
Barbalos y Alcazarén, 
el Villar y Segolluela; 
los “praos” de Coca y de Narros 
que dan temprana la “yerba”. 
En Iñigo los roñosos, 
en comer “na” poco tardan; 
en Sanchogomez recuencos, 
se aprietan bien las albarcas. 
De Olmedillas las novillas, 
las vacas de Casasola, 
y la iglesia Castroverde, 
divide la lluvia sola. 
Peralejos de Solís, 
y también Peña de Cabra; 

Herreros, Garcigalindo, 
dan pastos en abundancia. 
Cortos y Pedro Martín, 
San Pedro de Acerón, 
Negrillos y Corbacera, 
también Domingo Señor. 
Los buenos chalanes salen 
de Berrocal y Sanchón, 
y los espesos bardales, 
de Olleros y San Muñoz. 
De Villalba los cantares, 
los listos de Carrascal; 
y amigos son de quimeras 
los de Anaya y La Sagrá. 
De Cabrillas y Abusejo, 
son los buenos vareadores; 
y de la casa Agustínez 
salen gordos los cebones. 
De Boadilla el pan blanco, 
los churros de Santa Olalla, 
cazurros los de La Fuente, 
portugueses de Boada. 
Retortillo no lo miento, 
que es un lugar de gran fama, 
en vez de capar novillos, 
van y retajan las vacas. 
De Ciperez son las brujas, 
Pelarrodriguez cornudos, 
de Buenamadre el que cuadre 
y de Don Sancho, el Cubo. 
Campocerrado los toros, 
de Sepúlveda las vacas 
y los de Martín del Río 
son los que llevan la fama. 
Sancti-Espíritu, huevos-fritos, 
Bocacara, mierda-rala; 
buenas guindas en Castraz, 
buenas peras en Pedraza. 
Morasverdes, molineros, 
los de la conciencia larga, 
que a las conciencias pequeñas 
dejan atemorizadas. 
En Tenebrón, burriqueros, 
putañeros, Aldialba, 
Dios Le Guarde jabalines, 
se crían entre las jaras. 
Guadapero, conejeros, 

trapajeros La Atalaya, 
arrieros en Zamarra, 
cazadores en Agallas.
La Salud, es en Tejares, 
carpinteros de Doñinos 
los que se llevan los ramos, 
no solo en carpintería, 
sino en los carros herrados. 
Pozo hondo el de Rodillo, 
con mas de cuarenta varas, 
da agua para que beban 
hasta las vacas de Fraguas. 
En la dehesa Muñovela 
estaba el tío Cabila, 
que trabajaba de noche 
al no bastarle el día. 
Del Tejado, la fresnera, 
y un palacio muy bueno, 
pero “na” mas tiene un horno 
“pa” cocer el pan del pueblo. 
De Castrejón los gañanes, 
y de La Rad y Calzada 
son de toda la comarca, 
los más aparentadores. 
Peña como la del Gejo, 
si no estuviera esmiajá, 
serviría “pa” paredes 
de toda la vecindad. 
De Carnero es donde salen 
los jugadores de calva, 
y el terreno del vecino 
es bueno para las cabras. 
En Rollán motilan liebres, 
los conejos en Canillas, 
en Calzada frien sangre, 
en Barbadillo morcilla. 
En Peraguy farinato, 
en Galindo longaniza, 
en Santo Tomé Chorizo 
y el pescado en Torrecilla. 
La buena labor en Sagos, 
si la supieran labrar, 
porque los que allí están 
son de poca utilidad. 
De Tabera los bufones, 
los pupos tontos y locos; 
De Carreros los niazos 

que el fuego los hizo polvo. 
De Robliza los groñeros, 
pavos los de Quejigal, 
patapalos los de Cojos, 
los álamos del Villar. 
Cabeza de Diego Gómez, 
nacedero de seis ríos; 
en Fuentes y la Moral. 
las vacas y los novillos. 
Porqueriza y el Gejo, 
El Barrero y Mondar; 
de la Mata de Ledesma 
los del ganado cerdal. 
En Villaseco y La Encina, 
peñascales, emboscado, 
y la iglesia más bonita 
Santa María de Sando. 
¿Donde queda Gansinos 
con esa casita nueva, 
para el vaquero y el guarda 
para que cuiden la “yerba”? 
De Vitigudino, el vino, 
de Peralejos, el jarro; 
el buen bebedor, en Yecla, 
escanciador, en Cerralbo. 
Ciudad Rodrigo, ha sido, 
el pueblo los farinatos, 
que llegando el carnaval, 
es cuando gastan los cuartos. 
De Marialba la liebre, 
de Ivanrey son los galgos, 
de Carpio los cazadores, 
de Gallegos el pan blanco. 
De Sexmiro el perejil, 
de Martillán el cilandro, 
Serranillo hierbabuena, 
Villar de la Yegua el nabo. 
De Alameda, la cebolla, 
de Villar de Puerco el ajo, 
Villar de Ciervo, el mortero, 
Barquilla será la mano. 
De La Bouza la sardina, 
de Aldea el Obispo, el pescado; 
Puerto Seguro el aceite 
por ser lugar apartado. 
De Castillejo los viejos, 
de Saelices los ruines, 
de San Felices los mulos, 
de Bañobarez perdices. 
La Alamedilla del Chozo 
rodeá y plagá de encinas, 
mantiene excelentes gochos 
e incontables garrapinas. 
De El Sahugo son los yugos, 
de Martiago son los vagos; 
y se nos pasó una cosa, 
Cespedosa la golosa. 
De la Herguijuela los moros, 
y del Bodón los manteros, 
de La Encina son asina, 
de Pastores, los peores. 
De Villasrrubias los nabos, 
de Robleda son las palas, 
el lino, de Las Agallas, 
y de Zamarra, pizarras. 
En Payo, se crían patatas, 
en Peñaparda, frijones, 
en Casillas, buenos mozos, 
y en Guinaldo, papelones. 
De Navasfrias, aguas frías, 
para hacer la limonada; 
y esta larga toponimia 
la daré por terminada. 
Más de cuatrocientos sois, 
lugares de este prefacio, 
el que os quiera contar, 
debe de hacerlo despacio. 
No se tome nada a mal, 
tan solo se ha pretendido 
amigo hacerle pasar, 
un momento divertido. 
Adiós pueblos que he contado, 
con tanta paz y alegria; 
el recuerdo que yo tengo 
no lo olvidaré en mi vida. 
Y como buen pueblerino, 
para todos mi cariño, 
reservándome el honor 
de haberos recorrido.