VALDELACASA-SALAMANCA

PUEBLO

 

   Valdelacasa es una localidad situada al sur de la provincia de Salamanca, delimitada entre dos vías de comunicación principales: al oeste, la calzada de la Plata y al norte el antiguo cordel de merinas. Pertenece a la comarca de la Sierra de Béjar y se halla situada a 959 m. de altitud. Su extensión superficial es de 8,25 kilómetros cuadrados. El terreno es, predominantemente granítico, y en él abundan las zonas arboladas. Robles y fresnos son las principales especies que prestan su fisonomía al paisaje, en el que el bosque y el prado, alternan, en una adecuada conjunción ecológica. 
 
  Valdelacasa pertenece a la comarca de la Sierra de Béjar,  aparece integrado al Concejo de Béjar en 1209, año en que fue segregado del Concejo de Ávila por el rey Alfonso VIII.

    Guarda un rico patrimonio en su arquitectura popular, del que destacan algunas casas construidas con macizos bloques de granito, material típico de esta zona charra.



   Pueblo agrícola y ganadero de 357 habitantes. Su origen pudo estar en una casona que estaba junto a la Calzada. Una de sus calles se denomina Real Camino de la Plata, otra de las acepciones que recibe la Vía de la Plata a lo largo de su recorrido.

   Como núcleo adquiere entidad a partir del s. XVIII. Su arquitectura tradicional es de piedra, con dinteles monolíticos y jambas de piedra en los vanos. Hay algún lagar en desuso, que pone de manifiesto una mayor dedicación agrícola en el pasado, combinada con la ganadería. La Cañada Real de la Vizana, por otra parte, pasa a unos 4 km al Oeste del pueblo



Historia
 

Valdelacasa, tierra fronteriza entre León y Castilla

    En el año 1157, murió Alfonso VII, quedando dividido el reino de Castilla y León: a Fernando, correspondió el de León, y a Sancho, el de Castilla. A partir de entonces y hasta el año 1230, fecha de la reunificación de ambos reinos en la persona de Fernando III, el Santo, los castellanos y los leoneses se verían envueltos en una serie de conflictos bélicos, que motivó el que, a uno y otro lado de la frontera, se levantaran diversas fortalezas, siendo, en ciertos casos, reutilizadas ó reforzadas, también de algunas de las ya existentes.

    Dentro de lo que después constituiría la Tierra de Béjar, Valdelacasa quedaba situada en el extremo noroccidental,justamente en un lugar por donde pasaba la calzada de la Plata, la principal vía de comunicación del oeste hispano desde época romana y que servía para deslindar distintos territorios, ya fueran los pertenecientes a la propia Tierra de Béjar, ya, en fin, los integrados en los concejos de Coria ó de Plasencia , según los casos.

    Tras la división de ambos reinos, la repoblación de Valdelacasa, como la del resto de lugares que después formarían parte de la Tierra de Béjar, se produciría a cargo de gentes castellanas, procedentes, muchas de ellas, del territorio abulense.De ahí el que, como ya ha anotado el profesor Llorente Maldonado, existan notables diferencias entre los serranos de la Sierra de Béjar y los de la Sierra de Francia.

 Valdelacasa, en el Concejo de Béjar

   Hasta el año 1209, los lugares que, a partir de dicha fecha, pasaron a pertenecer al Concejo de Béjar, habían formado parte parte del de Avila .La segregación de tales lugares la llevaría a cabo Alfonso VIII. En lo sucesivo,Valdelacasa permanecería formando parte de La Comunidad de Villa y Tierra de Béjar, en el Cuarto del Campo, , hasta su desintegración territorial , en 1833.La creación de las provincias actuales, cuya delimitación es totalmente convencional, y este hecho administrativo, "descabaló la cohesión de las viejas comunidades".

   Respondiendo a la situación que, por aquel entonces, se vivía, tanto Valdelacas como la mayoría de los restantes lugares de la Tierra de Béjar, asentábase en puntos estratégicos, con el fin de defender el territorio, habida cuenta de tierra de frontera que caracterizaba al concejo de Béjar.En lo que a Valdelacasa concretamente se refiere, hay que decir que se alzaba en el límite de los reinos de Castilla y de León.



 

RESUMEN : Famoso por pertenecer a la vetona cultura de los verracos, sus primeros poblamientos datan del Neolítico. Tras la caída del Imperio Romano y el advenimiento del reino visigodo, Valdelacasa sigue intensamente poblado y lo mismo ocurrirá con la invasión árabe. Tras la reconquista de la zona en 1083 por Alfonso VI, la población forma una amalgama de culturas y religiones, ya que convivirán los mozárabes, los castellanos venidos a esta tierra con el rey y los grupos de moriscos y judíos. La mejor época para la zona será a partir de 1212, con la victoria de las Navas de Tolosa, ya que empezarán las concesiones reales de tierra, modo habitual de fomentar la creación de asentamientos estables de población en las zonas recién conquistadas. A lo largo de los siglos este pueblo merece la atención de sus soberanos que la irán dotando de privilegios y por lo tanto de poder económico. El siglo XV es decisivo para el pueblo ya que se abandonan los viejos núcleos fortificados medievales y aparecen los núcleos poblacionales que llegan a nuestros días. Durante el siglo XVII, la zona sufre el decaimiento de un país que se enfrenta en una Guerra de Sucesión, y que tendrá que buscar dinastía reinante en el extranjero.